Reencontrar los Valores del Fútbol. Juego Limpio

Posted By on mar 4, 2015


Conferencia YO JUEGO LIMPIO

Yo_juego_Limpio Cartel_facebook-ES Jose María García-Aranda Encinar, asesor de árbitros y ex árbitro internacional ofreció una Conferencia en las 1ª Jornadas “Yo Juego Limpio“, organizadas por la Concejalía de Actividad Física y Deportes, que dirige Pablo Rodríguez, y por Digital Art and Designers.

Al finalizar la conferencia se abrió una mesa redonda conformada por árbitros, educadores, profesores, psicólogos, periodistas del ámbito deportivo, educadores social, entrenadores, con el objetivo de generar estrategias conjuntas  que ayuden a devolver al fútbol a su estado natural.

Resumen de la ponencia:

El “juego-limpio” es una expresión, que denomina un comportamiento ideal hacia uno mismo, los compañeros, los adversarios y todos los demás participantes en un evento deportivo.
Este espíritu de sana participación, no es nuevo. Podemos encontrar un origen significativo en la “Tregua Olímpica” y en múltiples ejemplos que a través de la historia han puesto de manifiesto los profundos y poderosos valores del deporte.
Da lo mismo que seamos partidarios de la frase: “lo importante no es ganar sino participar” o de esta otra: “ganar no es todo, es lo único”, lo importante es como se haga. Si en ese hacer, se incluye como premisa fundamental el espíritu de “Juego-Limpio” la competición irá por buen camino.
Pero este “juego-limpio” no es sólo una proposición para los deportistas, debe extenderse a todos aquellos que intervienen en el juego deportivo: llámense dirigentes, padres, entrenadores, árbitros, periodistas, seguidores, etc.
El “juego-limpio”, es un concepto muy amplio que atiende a muchos aspectos. También, por lo tanto, son muchos los factores que pueden interferir negativamente en que se implante en el deporte.
Uno de los fenómenos que a menudo enturbian este espíritu saludable y necesario, es el comportamiento de los padres durante los encuentros. El considerar a su hijo una futura figura del fútbol, acarrea comportamientos en ocasiones generadores de gran estrés a niños, entrenadores, árbitros y oponentes.
Cada uno de los participantes activos o no, tiene su responsabilidad, y el encontrar soluciones para que los valores positivos del deporte se transmitan, debe ser un trabajo en equipo.