Unos Árbitros Extranjeros se Proponen Ayudar a sus Colegas Japoneses

Posted By on jul 22, 2000


Japan_League2000Los árbitros internacionales José María García- Aranda y An Yan Lim Kee Chong han aportado este verano su experiencia al fútbol japonés con el objetivo de probar y ayudar al estándar de los árbitros japoneses y de la liga japonesa.

“Me gustaría aportar mi experiencia y ayudar a los árbitros jóvenes en Japón” dijo el árbitro español García- Aranda Encinar en una rueda de prensa conjunta con el mauriciano Lim Kee Chong el martes en Tokio.

García- Aranda Encinar dirigió el partido de apertura del Mundial de Francia en 1998 y participó en 60 partidos internacionales, incluidos la Eurocopa del año 2000 y las Olimpiadas de Atlanta en 1996.

Es la segunda vez que Lim Kee Chong acude desde 1996 y añade a su carrera un nuevo papel como árbitro inspector. El mauriciano de 40 años ha actuado en unos 90 partidos, incluidos partidos del Mundial de 1994 y de 1998 y las Olimpiadas de Atlanta de 1996.

Se cuenta con que ambos colegiados dirijan partidos de la liga japonesa hasta el 20 de agosto.

Tras preguntarle por sus impresiones acerca de los jugadores de la liga japonesa, García- Aranda Encinar contestó: “Los jugadores japoneses son educados y tienen una actitud positiva”.

Lim Kee Chong comentó: “Los jugadores japoneses realizan un juego de pase de alto nivel. Creo que de ahora en adelante el fútbol echará raíces en Japón”.

Tanto García- Aranda Encinar como Lim Kee Chong mencionaron que el problema más persistente para los árbitros en este momento es la simulación.

“Parece que el mundo entero se ha contagiado de un virus que te ataca a las piernas en el área”, dijo García- Aranda Encinar. Lim Kee Chong añadió “Da la sensación de que algunos equipos practican cómo hacerlo para engañar a los árbitros. Tenemos que detectarlo”.

Ambos árbitros insinuaron que la recompensa que reciben por arbitrar no se corresponde con el esfuerzo que ellos ponen en esta tarea. Lim Kee Chong dijo que algunos seguidores en Argelia  le habían lanzado naranjas tras anular el que habría sido el gol del empate para el equipo local durante la clasificación para el Mundial de 1994.

“La vida de árbitro no siempre es maravillosa. En ocasiones el público no reconoce tu trabajo aunque hayas tomado las decisiones acertadas durante el partido”, afirmó Lim Kee Chong. “Pero no creo haberme equivocado al tomar la decisión de ser árbitro”.

García- Aranda Encinar dijo: “Yo nací para ser árbitro y no creo que tuviese otra opción. Mi padre fue árbitro en la liga española y yo aprendí de él muchas cosas”.

“Creo que el arbitraje es una forma de arte. Si logras tener el partido bajo control, el juego se convertirá en una especie de arte ofreciendo un sabor y una historia diferente en cada partido, al igual que un cuadro de Picasso”.